Buscando la permanencia Con Bienestar y Salud

0 Flares Google+ 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Pin It Share 0 0 Flares ×

http://gestionatusalud.comEl antibacteriano ideal, la “bala mágica” de Ehrlich, debe cumplir una serie de requisitos fundamentales, que la gran mayoría de los utilizados actualmente, cumplen en mayor o menor proporción. Potente y amplia actividad antimicrobiana: Es decir, sobre un amplio espectro bacteriano.Actividad preferentemente bactericida, mejor que bacteriostática. Fácilmente absorbible por el organismo huésped y que logre concentraciones suficientemente altas y duraderas. Mantener su actividad bactericida si ser destruido por las enzimas tisulares. Poseer un elevado índice terapéutico, definido por su baja toxicidad y buena tolerancia. Evitar la aparición de cepas resistentes. Efectivo por vía oral y parenteral. A pesar de que estas características fueron definidas en el siglo 19, (postulados de Ehrlich) y de la gran proliferación actual de antimicrobianos, por su actividad más o menos limitada, su mayor o menor toxicidad, su capacidad para generar cepas resistentes, su mejor o peor tolerancia, y en muchos casos su exclusiva vía de administración (oral o parenteral), los ha mantenido muy distantes del “antibacteriano ideal” a pesar de haber representado importantes aportaciones terapéuticas en la lucha contra las enfermedades infecciosas.

Se denomina antibacteriano de amplio espectro, aquel que es efectivo frente a gérmenes grampositivos, gramnegativos y espiroquetas. Este es el caso de las Tetraciclinas y el Cloranfenicol. Un antibacteriano de espectro medio, es aquel que cubre un número más pequeño de gérmenes, generalmente del mismo grupo, por ejemplo La Penicilina G es solo efectiva para la mayoría de las bacterias grampositivos. Finalmente un antimicrobiano es de espectro reducido cuando es activo frente a uno o pocos gérmenes, por ejemplo la Cloxacilina, que se utiliza de modo casi exclusivo para tratar las infecciones producidas por estafilococos.

La actividad bacteriostática o bactericida de un antimicrobiano se debe a sus diferentes mecanismos de acción.
Acción bacteriostática: Inhiben o modifican alguna secuencia del metabolismo normal de la bacteria: Inhibición de la síntesis de productos metabólicos imprescindibles para la bacteria, actuando él antibacteriano como antimetabolito, por ejemplo: Las Sulfamidas inhiben la producción de acido fólico y así se interrumpe la síntesis proteica bacteriana.  Interrupción reversible de la síntesis de proteínas al afectar función de los ribosomas bacterianos, por ejemplo el Cloranfenicol, Tetraciclinas, y los macrolidos como la Eritromicina, Lincomicina y la Clindamicina.

Acción bactericida: Actúan modificando profundamente la estructura o la permeabilidad de la pared celular, o destruyendo el código genético del cromosoma bacteriano: Interrupción de la síntesis de la membrana celular o por activación de enzimas que la destruyen, causando la perdida de la viabilidad bacteriana, produciendo a menudo la lisis del germen infectante. Estos antibacterianos incluyen Penicilinas y Cefalosporinas. Alteración de la permeabilidad de la pared celular, permitiendo la entrada de líquido extrabacteriano hasta producir el “estallido” del germen, por ejemplo la Polimixina. Inhicion de la enzima que dirige la maduración del cromosoma bacteriano, produciendo la lisis y destrucción de su código genético, dejando a la bacteria en una situación de inviabilidad absoluta.

La dosis del antibacteriano utilizado debe de ser suficiente para producir el efecto deseado sobre el germen infeccioso, pero sin alcanzar en los tejidos y fluidos del huésped, valores tóxicos para las células humanas. Así pues, la sensibilidad de una bacteria en una determinada infección, no está influida por la actividad del antimicrobiano sobre ella, sino por su capacidad de alcanzar niveles suficientes en el lugar de la infección. Conocido el espectro de actuación de un antibacteriano y de su mecanismo de acción, es conveniente detenerse en determinadas técnicas y conceptos, que permitan valorar más adelante posibilidad del uso de un antibacteriano en la práctica clínica.  Mas adelante continuaremos con mas información sobre este interesante tema, ya que nos está contando la manera de cómo sobrevivir en un mundo que está expuesto a todo tipo de riesgos, por lo menos así, sabremos a que atenernos.

Una vez más te pido por favor, que me dejes un comentario, sobre lo que acabas de leer, cuéntame si te ha gustado, o si al contrario no le ves ninguna utilidad a este articulo, y si tú tienes algo que aportar sobre este tema, cuéntamelo, que así aprenderemos los dos.

Gracias
Bernardino Santamaria

 

0 Flares Google+ 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Pin It Share 0 0 Flares ×

Deja un comentario