Un Comienzo Esperanzador con los Remedios Caseros

0 Flares Google+ 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Pin It Share 0 0 Flares ×

http://gestionatusalud.comLas aportaciones de la microbiología indujeron rápidamente a la búsqueda de agentes antimicrobianos, que fuesen capaces de destruir a los gérmenes infecciosos sin dañar al huésped. Varios habían sido los intentos realizados previamente para combatir ciertas enfermedades infecciosas, todos ellos basados en la experiencia, sin base científica alguna. Los chinos ya conocían hace mas de 2.500 años, las propiedades terapéuticas de la cascara enmohecida de la soja aplicada a carbuncos, forúnculos e infecciones similares. Los españoles con el descubrimiento de las quinas, importadas de América, aportaron un excelente febrífugo y antipalúdico.

El conocimiento de los agentes causales de las infecciones (los microbios) facilito la búsqueda de agentes terapéuticos, orientados a combatir la etiología de las enfermedades infecciosas. La moderna terapia antibacteriana se inicia a principios de los años 1.900, cuando Paúl Ehrlich (1.854-1.915) aporta el primer antimicrobiano eficaz para combatir la sífilis y otras espiroquetosis (Salvarsán).Con sus aportaciones teóricas hizo que la terapéutica sintomática de origen puramente empírico, traspasase la frontera de la terapéutica etiológica. Además de sus grandes descubrimientos y aportaciones, (Histológicas, Hematológicas, Cancerológicas, Fisiopatológicas y Bacteriológicas), Paúl Ehrlich culmino su obra sentando las bases de la terapéutica experimental moderna.

Su legado en el campo de la terapéutica antibacteriana se concreta en sus postulados, todavía vigentes y validos,  que establecen que para que un antibacteriano sea eficaz es necesario que:
Posea una potente y amplia actividad antibacteriana
Sea absorbido fácilmente por el organismo
No pierda actividad en los tejidos ni en la presencia de los humores corporales.
Tenga baja toxicidad y buena tolerancia.

No permita la aparición de resistencias bacterianas.

Los postulados de Ehrlich siguen orientando y animando de forma casi profética, la investigación moderna a la búsqueda del antibacteriano ideal: La Bala mágica de Ehrlich.

Contemporáneamente, en 1. 928,  Alexander Fleming descubrió las potentes propiedades antibacterianas, que tenia la secreción del hongo Penicillinum  notatum, descubrimiento que dio origen a la Penicilina, que no empezó a producirse a gran escala, hasta el año 1.941. Luego en los años siguientes comenzaron a salir nuevos antibióticos y en pocos años se logro incrementar muchísimo el número de estos nuevos productos: La Estreptomicina, Las Tetraciclinas, La Eritromicina, Las Cefalosporinas, Las Rifamicinas, La Primera Quinolonas, La Primera Penicilina de amplio espectro.

Los agentes antibacterianos pueden obtenerse a través de la actividad fermentativa de determinados microorganismos, bacterias y hongos (Biosíntesis) o por vía exclusivamente química (Síntesis química)  Algunos antibacterianos se obtienen por un procedimiento combinado, a partir de la obtención inicial biosintetica de un determinado principio que, después por manipulación química, se transforma en el antibacteriano final: Procedimiento (Semi-sintetico)

Después los investigadores,  modifican su molécula, para mejorar sus propiedades como: Aumentar su propiedad antibacteriana, Disminuir su toxicidad, Alcanzar una mayor difusión en los tejidos, Prolongar su vida media etc.

Los agentes antimicrobianos difieren marcadamente en sus propiedades físicas, químicas,  farmacológicas, actividad antibacteriana y mecanismo de acción, aceptando el término antibacteriano como el más idóneo, debemos de hacer una distinción entre las diferentes clases de antibacterianos.

Antibacterianos Generales ó sistémicos: Son los que hemos venido describiendo hasta ahora, y que al poseer una toxicidad selectiva sobre las bacterias, sin dañar las células del huésped, se utilizan en terapéutica por vía Oral, Intramuscular o Intravenosa.

Antibacterianos Locales ó tópicos: Son fármacos tóxicos, tanto para las bacterias como para las células del huésped que las alberga, se utilizan solo de forma local o tópica sobre la piel y en ciertas mucosas, donde la absorción es muy escasa. Son los antisépticos, los desinfectantes y los esterilizantes.

Bueno, como siempre te invito a que me dejes un comentario sobre este articulo, dime si te ha interesado, si estas de acuerdo en lo que se ha comentado, me gustaría saber tu opinión para poder ir mejorando este tema.

Gracias

Bernardino Santamaria

 

0 Flares Google+ 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Pin It Share 0 0 Flares ×

Deja un comentario